Apuntando cámaras a un centenar de cineastas hispanoamericanos. Fernández Orengo

Pedro da Cruz                                                                                                                                     

 

En el Centro Cultural de España se puede ver la exposición “A través de mis ojos”, en la que el fotógrafo español Fernández Orengo muestra una serie que abarca más de cien retratos.

La propuesta tiene un carácter marcadamente minimalista, con fotografías de tamaño similar colgadas en grupos variados a lo largo de las paredes de la sala del CCE. La información también es mínima: un texto de introducción, y pequeñas etiquetas debajo de cada fotografía con el nombre, el país de origen, y el año de nacimiento de cada uno de los retratados.

Agustí Villaronga

    No hay fechas, datos técnicos, o información sobre la actividad de los cineastas, lo que marca la importancia del acercamiento estético, reforzado por el uso exclusivo del blanco y el negro. El formato panorámico también es importante, ya que da importancia a elementos que complementan las figuras de los directores.

    El retrato de Agustí Villaronga, a quién Fernández Orengo conoció gracias al encargo de la fotografía para el afiche del film El Mar, muestra al director totalmente sumergido en la bañera de su casa, con la mirada dirigida al lente de la cámara. La composición es cuidadosa, dominada por las blancas formas oblicuas de la bañera y la pileta.

    Con el retrato de Villaronga, Fernández Orengo (San Sebastián, 1971), un confeso apasionado del cine, comenzó en 2002 la serie de retratos con la que aún continúa trabajando. Los primeros tres años los considera “la etapa dura”, ya que se tenía que ganar la confianza de los directores sin ningún respaldo institucional. Luego de conseguir el apoyo del Festival de Cine de Alcalá de Henares, la Comunidad de Madrid, y el Instituto Cervantes, comenzó “la etapa dulce” del proyecto.

Chiqui Carabante

    El fotógrafo propuso a directores que fue conociendo, la idea de retratarlos en sus entornos cotidianos, en lugares escogidos por ellos mismos, frecuentemente en sus casas, pero también subiendo una escalera de piedra (Arturo Repstein), junto a un árbol (Benito Zambrano), o simplemente recortados contra el cielo, como en el retrato de Claudia Llosa. 

INTERIORES. Algunos de los ambientes hogareños son muy despojados, como en el caso de los retratos de los españoles Enrique Urbizu y Gillem Morales, en el que el rostro se muestra semioculto por una pared. Entre los retratos más fascinantes se cuentan los que muestran ambientes poblados por objetos que rodean a los retratados, lo que permite al espectador acceso a “claves” de sus personalidades y sus obras.

    Innumerables afiches de cine, juguetes, libros y/o fotografías pegadas en la pared conforman el fondo de Chiqui Carabante, mientras que en el fondo del retrato de Carlos Saura, uno de los directores españoles más reconocidos, se puede apreciar un cuadro realizado por su hermano, el también reconocido pintor Antonio Saura.

Carlos Saura

    Otros interiores interesantes están en los retratos de los también españoles Manuel Huerga y Javier Rebollo, mientras que Jesús Garay aparece con el rostro iluminado entre ruinas en penumbra de una casa abandonada, lo que da al conjunto un ambiente de film de suspenso.

    “A través de mis ojos” a sido mostrada en países tan dispares como Alemania, Filipinas, Francia, Polonia y República Checa. Con ocasión de la exhibición reciente en Chile y Argentina, Fernández Orengo ha realizado varios retratos de directores latinoamericanos. Además de los nombrados Repstein y Llosa, en la actual muestra del Centro Cultural de España se incluyen retratos de los argentinos Lisandro Alonso, Adolfo Aristarain, Ariel Rotter, Eliseo Subiela y Julio Wallowits, así como del venezolano Andrés Duque.

    Contando con la realización de unos ciento veinte retratos de directores españoles y latinoamericanos hacia finales de 2010, Fernández Orengo se ha propuesto terminar entonces este proyecto, al que poéticamente describe como “una carta de amor al cine, escrita de la única manera que me es posible… con mis ojos.”

El País. 1 de junio de 2010, Montevideo, Uruguay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fotografía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s