Importante muestra de pintura uruguaya de los años sesenta

Pedro da Cruz 

Se inauguró en la Galería de las Misiones (25 de mayo 464) la exposición “Los ‘60”, con obras creadas durante la década de 1960 por plásticos nacionales. Permanecerá abierta hasta el 5 de junio, y puede ser visitada los días hábiles de 10 a 18 horas.

Hilda López, Sin título, 1967

Una característica común de la mayoría de las obras expuestas es el carácter no figurativo de las mismas, lo que da a la exposición una unidad que se impone desde un primer momento. La falta de referencias directas a la figuración “obliga” al espectador a contemplar otros aspectos de las obras, por ejemplo las diferentes soluciones formales y la variedad en el tratamiento de la materia.

    Un recorrido por los tres niveles de la galería, en los que se muestran exclusivamente obras bidimensionales, ofrece un amplio panorama de la plástica creada en Uruguay durante una década fermental y crucial para el desarrollo artístico de las siguientes generaciones. La mayoría de los artistas representados, una treintena, en general con una obra cada uno, fueron importantes referentes de su época.

    En este contexto sorprende una obra de gran formato de José Cuneo de los años 60, cuando firmaba Perinetti, generalmente conocido por sus motivos de lunas y ranchos pintados durante los años 30 y 40. Durante su época llamada “abstracta” el artista demostró gran desenfado en el manejo de las formas y la experimentación con los materiales, arena entre otros.

    La obra de José Gamarra refiere, por medio de simbólicas formas geométricas, a mundos primitivos, construcciones irreales en las que son incluidas círculos y medialunas que evocan astros. Mientras que la pintura de Hilda López, un espacio negro habitado por manchas blancas, encierra un dramatismo que comparte con obras de la artista pintadas en otras épocas.

    Otras presencias importantes son las obras de Carlos Páez Vilaró, con cierta relación a un lenguaje surrealista, y Miguel Ángel Pareja, una composición de gran formato con formas geométricas y colores planos. 

Juan Ventayol, Ayer y hoy, 1964

LA MATERIA. La mayoría de las obras mostradas fueron realizadas con técnicas mixtas, resultado de la libre experimentación con los materiales característica de la plástica de la época. Dominan los óleos sobre tela, pero un material como la témpera fue usado por Washington Barcala en una obra de gran formato sobre papel, así como por Manuel Espínola Gómez en una obra sobre tela, también de gran formato.

    Otro rasgo destacado de las obras mostradas es el variado tratamiento de la materia. La ausencia de motivos “reconocibles” es determinante para que la expresión en las obras sea pautada por el uso y combinación de distintos materiales como arena, telas e incluso chapas de metal, como en las obras de Raúl Pavlotzky y Juan Ventayol.

    En algunos casos la pastosidad de los colores es tan pronunciada que da a las obras un carácter de relieve. Es el caso de las obras de Lino Dinetto (pintor italiano radicado en Uruguay durante más de diez años), en las que las gruesas capas de óleo fueron luego retiradas en parte, con un efecto de grafismo. La materialidad, especialmente por el uso de pigmentos de tonos naturales como ocre, rojo y negro, es determinante para la gran expresividad que muestra la obra de Andrés Montani.

Un espacio compartido por la tendencia informalista con el arte geométrico

El arte caracterizado como no figurativo, o abstracto (un concepto que se refiere a un proceso de abstracción), tuvo su momento de auge después de 1945, y se expresó fundamentalmente en dos vertientes: el informalismo, con formas y colores aplicados libremente, y el arte geométrico, basado en estructuras y formas geométricas regulares. El informalismo fue practicado en Francia entre otros por Jean Bazaine y Alfred Manessier, y en Estados Unidos por los expresionistas abstractos. Lo geométrico dominó respectivamente en las obras de Victor Vasarely y Auguste Herbin, así como en el llamado Op Art, o arte óptico.  

    El panorama artístico internacional fue determinante para el arte no figurativo realizado en Uruguay durante los años 60, en el que también son discernibles dos tendencias claramente diferenciadas. Tomando como ejemplo las obras mostradas en la exposición “Los ‘60”, la tendencia informalista está representada entre otras por las obras de Vicente Martín, Hugo Mercader, Jorge Páez Vilaró, Nelson Ramos, Carlos Sgarbi, Gustavo Vázquez, Julio Verdié y los mencionados Barcala, Dinetto, López y Montani. Mientras que lo geométrico está representado por obras de Miguel Ángel Battegazzore, Amalia Nieto, Leopoldo Novoa, Miguel Ángel Pareja y Lincoln Presno.

El País. 15 de mayo de 2009, Montevideo, Uruguay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uruguay y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s