Un dibujante y una escritora miran las obras de Barradas

Pedro da Cruz

Como parte de “Geometrales”, una serie de diez exposiciones que se irán inaugurando en el correr de los próximos meses, un dibujante (Hontou) y una escritora (Ida Vitale) aportan ideas que enriquecen el conocimiento sobre la obra de Barradas. 

Cinco exposiciones simultáneas, las primeras organizadas bajo la dirección del nuevo director del museo Mario Sagradini, surgieron a partir de una propuesta que consistió en que diferentes actores del campo cultural eligieran y comentaran obras del acervo del Museo Nacional de Artes Visuales. Las pinturas y dibujos de Barradas son acompañadas por pinturas de Torres García y Figari (las de éste último pertenecientes al acervo del Museo Histórico Nacional), y por cerámicas de Antolín (Manuel Núñez). 

Rey Mago, 1923

 

    Hontou eligió una veintena de obras sobre papel, la mayoría realizadas por Barradas en España, que no habían sido mostradas con anterioridad. Las obras son de distinto carácter, ya que se muestran dibujos, ilustraciones y afiches, en algunos casos con motivos relacionados a relatos para niños.

    Entre los dibujos se destacan Acuarela (1917), una temprana composición vibracionista, y cuatro estudios de cabezas realizados en lápiz y/o acuarela. Las ilustraciones, entre otras Rey Mago (1918-23), Pantomima (1920) y Circo (1924-26), muestran personajes como magos, payasos, pequeños diablos y una vaca con lunares rojos. Los afiches son dibujos combinados con textos, en los que se lee “Teatro los niños” y Gran matiné infantil”.

    La elección se rige por la idea de que en Barradas el dibujo es como una forma del pensamiento. Hontou escribe en el catálogo de la muestra: “La línea, en el dibujo de Barradas, reina limpiamente sugiriendo espacios y contornos sin ser nunca descriptiva”. El mismo pintor, dibujante y caricaturista, ve en los dibujos de Barradas un sentido del ritmo y una libertad de formas que convierte en material interesante para el espectador hasta los más pequeños apuntes, en los que Hontou percibe una energía que sigue latiendo. En definitiva, el dibujo se había transformado para Barradas en un modo de pensar.

Pilar (Retrato de su esposa), 1920

MIRADAS. Ida Vitale es escritora y traductora. Hasta 1973 fue profesora de literatura, y luego del golpe de Estado estuvo exiliada en México. Desde 1989 reside en Austin, Texas. Vitale centró su acercamiento a las pinturas de Barradas (seis retratos, dos paisajes y una naturaleza muerta) en la importancia de los ojos, y el tratamiento dado por Barradas a los mismos, de las personas retratadas.

    Las obras fueron realizadas a comienzos de los años 20, inmediatamente después del periodo vibracionista. Barradas retrató a mujeres de su familia en Pilar (Retrato de su esposa) y Retrato – Simona Láinez de Barradas (ambos 1920), así como en Retrato de Pilar (1922) y Retrato – Carmen Barradas (1923). También apuntó hacia personajes anónimos, como La niña de la muñeca y Hombre en la taberna (ambos 1922).

    Vitale anota que en los retratos Barradas omitió el dibujo de los ojos de los personajes, que dejó un vacío, sólo cubierto por color, donde otros podían haberse demorado en detalles. Ve el recurso como una simplificación de detalles innecesarios, y son esos vacíos los que llaman su atención “porque pertenecen a personajes tan densos de humanidad como de presencia pictórica”. Estableciendo un certero paralelo con el tratamiento de los ojos en las figuras pintadas por Amadeo Modigliani, Vitale escribe que los ojos pueden ser “fuentes de luz, comisiones de cielo”.

Artista de dos mundos: de Montevideo a Barcelona

Rafael Barradas nació en Montevideo en 1890 de padres españoles. Sin aprendizaje sistemático, comenzó a dibujar desde temprana edad, y a colaborar como ilustrador en periódicos y revistas de Montevideo (La Semana, Bohemia y La Pluma) y Buenos Aires (La Razón y Última Hora). En 1913 fundó la revista satírica El Monigote, y poco después, cuando tenía 23 años, viajó a Europa, radicándose en España. Durante una estadía en Italia fue influido por el futurismo, y creó su propia variante del mismo: el vibracionismo. En Barcelona se relacionó con Torres García, a quién influyó con sus ideas modernistas.

    En 1920 se trasladó a Madrid, donde conoció a intelectuales como Luis Buñuel, Salvador Dalí y Federico García Lorca, y fue director artístico de la revista Alfar. Trabajó como escenógrafo y afichista, y en 1923 realizó la serie llamada Los magníficos, compuesta por las que serían sus obras más conocidas. Hacia el fin de su estadía en España vivió en Hospitalet de Llobregat, Barcelona. Ya afectado por una grave enfermedad, decidió regresar a Uruguay en 1928. Unos meses más tarde, en febrero de 1929, falleció en Montevideo.

El País. 14 de julio de 2009, Montevideo, Uruguay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uruguay y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s