Belleza compulsiva. Hal Foster

Belleza compulsiva. Hal Foster.

Adriana Hidalgo editora, Buenos Aires, 2008. 346 p.

Pedro da Cruz

Foster realiza un análisis crítico del surrealismo, especialmente del grupo de hombres que lideró el movimiento entre 1924 y 1939, a partir del supuesto de que el movimiento era visto como basado en el amor y la liberación, como André Breton quería que se lo viera. El autor afirma que el surrealismo en cambio, debido a la relación con el psicoanálisis, era regido por la idea de lo siniestro y el instinto de muerte. Las obras de Ernst, de Chirico y Giacometti son caracterizadas como un arte con ambiguos efectos curativos y destructivos, mientras que las muñecas de Hans Bellmer serían ejemplos extremos de sado-masoquismo y muerte. A los planteos sobre las experiencias traumáticas de esos artistas, Foster agrega la dimensión de los traumas de la sociedad captalista, lo que ejemplifica con las figuras surrealistas del autómata y el maniquí, a partir de las que el cuerpo se vuelve máquina o mercancía. Finalmente, basándose en un análisis de tipo freudiano, el autor rebate las pretensiones de liberación erótica de los surrealistas cuando remarca las determinaciones heterosexistas del movimiento, una característica que fue blanco de las críticas de los movimientos de liberación sexual de las décadas de 1960 y 1970.

La pupila, No. 13, Junio 2010, Montevideo, Uruguay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reseñas de libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s