Badaró interpreta a Saramago. Las fuentes de lo visual

Pedro da Cruz

Enrique Badaró (Montevideo, 1956) es artista visual y gestor cultural. Fue coordinador del Centro Municipal de Exposiciones (Subte) entre 1996 y 2007. Es asesor de artes visuales del Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo. Ha realizado numerosas muestras individuales y participado en exposiciones colectivas en Uruguay y el exterior.

    En 2004, como preparación teórica de su envío a la muestra “Pertenencias: formas de creer/crear”, Badaró leyó La puerta de la misericordia (2003) del uruguayo Tomás de Mattos y El Evangelio según Jesucristo (1991) del portugués José Saramago, dos textos basados en la recreación de acontecimientos bíblicos, entre otros la vida de Jesús. Ambos libros marcaron la senda del vínculo de Badaró con la religiosidad.

    Especialmente El Evangelio según Jesucristo lo inspiró a expresar ese sentimiento en sus obras plásticas. Varios pasajes del libro le sirvieron como fuente literaria para una serie de pinturas de fuerte carácter expresivo que realizó entre 2004 y 2010, las que fueron reunidas en la exposición “Camino púrpura – acercamiento a un Evangelio de José Saramago”, recientemente mostrada en el Museo de San José.

    En el catálogo de la muestra Badaró escribió: “La obra de Saramago ocupó desde entonces un lugar especial en mi vida: su agria visión, su descarnada explicación de los hechos enfocados desde otra perspectiva, su llaneza para explicar la simple complejidad del amor, la insondable duda respecto de un Dios detrás de Dios – semejante a la angustia de mi admirado Borges en su poema Ajedrez, cuando reflexiona con asombro: ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza?”.

    El trasfondo de las obras, realizadas con “la libertad, la serenidad y la furia que solo franquear la cincuentena permite”, como dice el texto del catálogo, es explicado cuando agrega que ellas están basadas “en otra obra texturada desde las palabras por alguien insatisfecho a hierro y fuego, desasosegado por un mundo tan cuajado de contradicciones que lo hacen ser a la vez bello y atroz.”

    El hecho de no haber elegido Montevideo como lugar para mostrar su exposición tiene importantes connotaciones para Badaró. Uno de sus movimientos pictóricos preferidos es el de los itinerantes rusos, denominación debida a que los artistas hacían giras con sus muestras, llevando su arte a diferentes regiones, y a la vez aprendiendo de los lugares que visitaban. El nombre de la muestra es una referencia al ejemplo de esos artistas rusos, una emulación de su ejemplo al transitar por las sendas de la tierra uruguaya, la tierra púrpura.

    La reproducción conjunta de algunas de las obras que forman parte de la serie y los correspondientes textos de Saramago que inspiraron al artista, es una forma de acercamiento a un proceso que, partiendo de fuentes literarias, culmina con la de creación de las obras plásticas. 

 

Soy un ángel, pero no se lo digas a nadie

José Saramago 

Aunque diferente este crepúsculo estaba que era una hermosura, con sus mil hebras de nube dispersas por la amplitud, rosa, nácar, salmón, cereza, son maneras de hablar de la tierra para que podamos entendernos, pues estos colores, y todos los otros, no tienen, que se sepa, nombres en el cielo. Sin duda estaría el mendigo hambriento de tres días, que esa, sí, es hambre auténtica, para, en tan pocos minutos, acabar y lamer el plato, y ya está llamando a la puerta para devolver la escudilla y agradecer la caridad. María acudió a la puerta, el pobre estaba allí, de pie, pero inesperadamente grande, mucho más alto de lo que antes le había parecido, en definitiva es verdad lo que se dice, que hay enormísima diferencia entre comer y no haber comido, porque era como si al hombre, ahora, le resplandeciese la cara y chispeasen los ojos, al tiempo que las ropas que vestía, viejas y destrozadas, se agitaban sacudidas por un viento que no se sabía de dónde llegaba, y con ese continuo movimiento se confundía la vista hasta el punto de, en un instante, parecer los andrajos finas y suntuosas telas, lo que sólo estando presente se creerá.

Tendió María las manos para recibir la escudilla de barro, que, tal vez como consecuencia de una ilusión óptica realmente asombrosa, generada quizá por las cambiantes luces del cielo, era como si la hubieran transformado en un recipiente del oro más puro, y, en el mismo instante en que el cuenco pasaba de unas manos a las otras, dijo el mendigo con poderosísima voz, que hasta en esto el pobre de Cristo había cambiado, Que el Señor te bendiga, mujer, y te dé todos los hijos que a tu marido plazcan, pero no permita el mismo Señor que los veas como a mí me puedes ver ahora, que no tengo, oh vida mil veces dolorosa, donde descansar la cabeza. María sostenía el cuenco en lo cóncavo de las dos manos, cuenco sobre cuenco, como si esperase que el mendigo le depositara algo dentro, y él, sin explicación, así lo hizo, se inclinó hasta el suelo y tomó un puñado de tierra, después, alzando la mano, la dejó escurrir lentamente entre los dedos mientras decía con sorda y resonante voz, El barro al barro, el polvo al polvo, la tierra a la tierra, nada empieza que no tenga fin, todo lo que empieza nace de lo que se acabó. Se turbó María y preguntó, Eso qué quiere decir, y el mendigo respondió, Mujer, tienes un hijo en tu vientre y ese es el único destino de los hombres, empezar y acabar, acabar y empezar, Cómo has sabido que estoy embarazada, Aún no ha crecido el vientre y ya los hijos brillan en los ojos de las madres, Si es así, debería mi marido haber visto en mis ojos el hijo que en mí generó, Quizá él no te mira cuanto tú lo miras, Y tú quién eres para no haber necesitado oírlo de mi boca, Soy un ángel, pero no se lo digas a nadie.

El País Cultural. No. 1097, 10 de diciembre de 2010, Montevideo, Uruguay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uruguay y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s