En el Museo Nacional de Artes Visuales. Los Caprichos de Francisco de Goya

El sueño de la razón produce monstruos. Los Caprichos 43, 1799

Pedro da Cruz

Francisco de Goya nació en Fuendetodos, Aragón, en 1746. En su juventud estudió pintura en España e Italia. Posteriormente se estableció en Madrid, donde en 1789 pintó el retrato del recientemente coronado Carlos IV y su esposa María Luisa, luego de lo que fue nombrado Pintor de Corte. Durante esos años realizó pinturas costumbristas de gran formato que servían de base para el tejido de tapices, los llamados “cartones”, en la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara.

    En enero de 1793 Goya cayó gravemente enfermo, lo que le provocó sordera. A partir de entonces su obra adquirió otro carácter, con una nueva profundidad y marcado espíritu crítico. Goya manejaba magistralmente las técnicas gráficas como el aguafuerte, el aguatinta y la punta seca. A mediados de la década de 1790 comenzó a realizar grabados con motivos satíricos de la sociedad española, especialmente la nobleza y el clero, lo que resultó en Los Caprichos, una serie de 80 grabados que fue editada en 1799.   

    La sátira se vio reforzada por las deformaciones que Goya dio a las fisonomías y los cuerpos, con lo que resaltó las debilidades y vicios del ser humano. Los primeros grabados de la serie son más realistas con ejemplos de sátiras a las costumbres sociales, por ejemplo el papel de las celestinas, y del sistema educativo, con muchos de los personajes caracterizados como burros. También criticó las supersticiones, el fanatismo y, aún con riesgo de ser encarcelado, las prácticas de la Inquisición.

    En la segunda parte de la serie Goya dio rienda suelta a la imaginación, y, abandonando el terreno de la racionalidad, creó un conjunto de seres fantásticos, como duendes y brujas. El grabado más emblemático de la serie es el número 43, “El sueño de la razón produce monstruos”, en el que un hombre con la cabeza reposando entre sus brazos es rodeado por seres malignos. Una suerte de “retrato interior”, precursor del arte con motivos fantásticos y oníricos, como el de los surrealistas del siglo XX.

Dossier, No. 24, Enero-Febrero 2011, Montevideo, Uruguay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Europa hasta el siglo XIX y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s