Muestra de creadores riverenses en el MNAV. Intercambio. 24 obras del Museo Municipal de Rivera

Pedro da Cruz

La exposición “24 obras del Museo Municipal de Artes Plásticas de Rivera”, con curaduría de Eduardo Acosta Bentos, incluye trabajos de artistas riverenses, y entre otras las únicas obras de Arden Quin pertenecientes a un museo de nuestro país.

En el Museo Nacional de Artes Visuales (MNAV) continúa la serie Intercambios, un emprendimiento cuyo objetivo es difundir el conocimiento de los ricos y variados acervos de varios de los museos de arte de distintos departamentos del país.

    Inaugurada con la muestra de 25 obras del Museo Gallino de Salto, y continuada con la publicación de un catálogo sobre la colección del Museo Eusebio Jiménez de Mercedes, la serie presenta ahora una selección de obras pertenecientes al Museo de Artes Plásticas de Rivera. La nueva exhibición permanecerá abierta al público hasta el próximo 13 de febrero.

    A partir de la observación del conjunto de las obras presentadas se desprende que la selección fue realizada a partir de un equilibrio representativo entre artistas de dos grupos de variada composición.

    Uno de esos grupos está conformado tanto por oriundos de Rivera como por artistas originarios de otros departamentos que luego se radicaron en la ciudad fronteriza. El segundo, reúne artistas sin relación directa con lo local y que representan distintas corrientes del quehacer nacional de las artes visuales.

Carmelo Arden Quin. Madi I, 1995

EN GRUPOS. De las obras realizadas por artistas del primer grupo se destacan dos obras en tinta y acrílico sobre papel de Carmelo Arden Quin, Madí I y Madí II (1995), en el clásico estilo no figurativo del movimiento estético que fundó. Ambas obras fueron donadas por el artista al museo de su ciudad natal, y son las únicas de su autoría que pertenecen al acervo de un museo uruguayo. 

    De otros artistas relacionados a Rivera son mostradas, entre otras, los óleos Lugar (1980) de Cléver Lara; Rey y reina (1970) y Figura con flores (1986) de Clarel Neme; Dos amigos (1980) de Osvaldo Leite, así como la obra en técnica mixta Composición (1983) de Ely Albernaz y Dos gatos en la ventana (1986) de Gustavo Alsó, una combinación de acrílico y serigrafía.

    Dos de las tres esculturas que integran la exposición, Mujer…Mujer… (Serie Vascos) (2000) y Iruñea (Pamplona) (2007) son de la autoría del también riverense Luis Ospitaleche.

Osvaldo Leite. Dos amigos, 1980

    También están expuestos algunos interesantes ejemplos del arte de José Cuneo, el prácticamente monocromo Manchas y figura (1968); así como la sugestiva composición en grises Vista de Ancap (1968) de Eva Olivetti y una escultura en hierro, que no lleva título, de Germán Cabrera.

    La obra de Nelson Ramos está representada por dos litografías en blanco y negro sin título (de 1964 y 1970) de carácter expresivo, mientras que la de Hugo Longa está presente con El Señor Precisión (1970), una obra en acrílico de lenguaje cercano al pop art.

    Algunas de las obras relacionadas de distintas formas a las corrientes informalistas son Viaje al Oriente (1982) de Eduardo Gandós, Tres colores básicos en el espacio (1971) de Bruno Widman, Mundo y cosmos (1995) de Hugo Lago, y, finalmente, Figura III (1980) de Gabriel Dutra.

CON CINCO DÉCADAS EN EL ARTE

El Museo de Artes Plásticas de Rivera tiene una historia de cinco décadas llena de vicisitudes, falta de recursos, y cambios o ausencia de local. Con un importante acervo de casi 500 obras, el museo ha mantenido su vigencia, e incluso crecido en importancia, gracias a la dedicación permanente de varios miembros de la comunidad riverense que han luchado incansablemente para poder mantener viva la idea de la importancia de la existencia de un museo de arte en esa región fronteriza.

    El artista riverense Osmar Santos, ex director del Museo de Artes Plásticas, y actual asesor artístico del mismo, publicó en 2008 el libro “Desde hace 50 años. Relatos testimoniales de la lucha por un museo de artes para Rivera”. Santos, uno de los entusiastas impulsores del museo de Rivera, recopiló material que ilustra la historia del museo, desde el proceso fundacional de doce años (de la presentación del proyecto en 1958 a la inauguración del primer local en 1970) hasta nuestros días. Actualmente el museo funciona en una pequeña sala del Museo Municipal de Historia y Arqueología.

El País. 23 de enero de 2011, Montevideo, Uruguay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uruguay y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s