Juan Storm, un artista que pintó a partir de recuerdos. Muestra. El Museo Zorrilla inauguró una retrospectiva con obras de coleccionistas

Pedro da Cruz

En el Museo Zorrilla se inauguró la exposición “Poesía, magia y abstracción de Juan Storm”, con obras realizadas durante distintas épocas de la carrera del artista. La muestra se podrá ver hasta el 25 de mayo.

El conjunto de las obras mostradas es ilustrativo de la formación y el desarrollo de la carrera de Storm, con diferentes etapas que son demostrativas de las influencias que obras de varios artistas, nacionales y extranjeros, tuvieron sobre su quehacer, el que finalmente se cristalizó en un estilo muy particular.

    Juan Storm (1927-1995), montevideano de nacimiento, iba con el tiempo a centrar su creación en el imaginario del mundo rural, medio que conoció de niño en estancias donde trabajaba su padre. Pero al comienzo de su carrera fue el paisaje urbano el motivo principal de sus pinturas, en parte debido a su acercamiento a integrantes del Taller Torres García.

    En 1952 Storm comenzó a estudiar pintura con Augusto Torres y Alceu Ribeiro, y luego de integrarse al Taller en 1954 estudió con Julio Alpuy. Hacia mediados de la década de 1940 Torres García pintó una serie de paisajes urbanos de tipo planista en los que integró líneas oblicuas que daban una sensación de perspectiva y profundidad. La mayoría de los miembros del Taller pintaron obras similares, lo que también hizo Storm unos años más tarde. Pruebas de ese estilo son Estación Molles en perspectiva (1967), así como La salida y Estación Molles (1995).

Homenaje a de Chirico

    Estas dos últimas obras muestran influencia del movimiento italiano “pittura metafisica”, cuya principal figura fue Giorgio de Chirico, cuyas obras se caracterizaron por vistas urbanas misteriosas, plazas con estatuas clásicas y arcadas en perspectiva con sombras amenazadoras. La inspiración de Storm se evidencia en Homenaje a de Chirico, en la que un jinete arriba a un espacio abierto enmarcado por dos edificios largos y bajos. En el centro de la plaza se ve una fuente que arroja una larga sombra.

    Otra de las obras de Storm, Desnudo de espaldas (1986), muestra un paisaje cuyo primer plano es ocupado por una mujer desnuda recostada. En un segundo plano se ve un jinete que se aleja hacia el horizonte. La obra muestra el interés del artista por el arte de algunos modernistas europeos, específicamente Henri “El Aduanero” Rousseau y Amadeo Modigliani, por quién Storm expresó su admiración en varias oportunidades.

    La afirmación en el desarrollo de un estilo propio, con las características escenas rurales pobladas de gauchos, jinetes y estancias, también evidencia el interés de Storm por la obra de artistas nacionales. La serie de retratos que integran, entre otros, Bandoneonista (1992), El saxofonista (1991), Un caudillo (1986) y Caudillo (1993) evocan la serie de “Personajes” de Rafael Barradas, con cierta similitud incluso en el tratamiento de los ojos de las figuras.

    En esta etapa madura de Storm, también se pueden apreciar en sus obras ecos de los estilos de Pedro Figari y José Cuneo. El interés del primero por los animales, los caballos especialmente, se refleja también en Aladino, un caballo muy inteligente que Storm montaba ocasionalmente (según testimonio de Pablo Fonseca Young, compañero del artista en el Taller Torres García), y que es retratado en un estilo cercano a lo ingenuo.

Poncho amarillo

    Las obras realizadas en el estilo por el que Storm es más conocido, cercano al planismo aunque con pinceladas muy marcadas cuando sugiere volúmenes, no son realistas ni abundan en detalles narrativos. De esas características son: Estancia Las Marías (1979), Poncho amarillo (1987), Los compañeros (1990) y Gauchos conversando (1992).

    Del pasaje de Storm por el Taller Torres García perduró una tendencia a lo universal, que el artista definió (en testimonio recogido por Elisa Roubaud) de la siguiente manera: “Hago una síntesis, formo un mundo; es una realidad inventada. Mi esquema para hacer esas cosas es: estructura, forma y color, sea cual sea el tema… Me interesan nuestros temas, el tema americano, llevado a lo universal. Lo importante es conocer el objeto. Yo no pinto del natural, pinto de recuerdos y compongo mis cuadros con apuntes y con esos recuerdos.”

El País. 13 de mayo de 2011, Montevideo, Uruguay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uruguay y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s