El arte de fotógrafos españoles a través de una polaroid gigante. Muestra. Una experiencia hecha en los `90 llega haste el Museo Nacional

Pedro da Cruz

En el Museo Nacional de Artes Visuales se inaugura la exposición “Polaroid gigante”, que comprende una serie de obras realizadas en Almería a comienzos de los ’90 con una de las cinco cámaras polaroid de gran tamaño que existen en el mundo.

Pertenecientes al acervo del Centro Andaluz dela Fotografía(CAF), la treintena de fotografías que conforman la exposición llegan a Montevideo con el apoyo dela AgenciaEspañolade Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), dependencia del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España. El objetivo es hacer conocer la obra de creadores españoles fuera de las fronteras de su país.

Chema Madoz

    La aparición de la técnica fotográfica denominada polaroid fue una gran novedad en su momento, ya que permitía acceder inmediatamente al resultado de la toma fotográfica, sin depender de los tiempos de revelado del laboratorio. Aunque en un principio no fue aceptada como una técnica “artística”, la polaroid cobró notoriedad cuando artistas de renombre, Andy Warhol y David Hockney entre otros, comenzaron a experimentar con esa técnica.

    En 1992 el Centro Andaluz de Fotografía decidió realizar una experiencia y convocó a un grupo de diez fotógrafos españoles para realizar fotografías con una cámara polaroid gigante, una de las cinco existentes en todo el mundo, capaz de revelar negativos de amplias dimensiones, específicamente 50 x60 cm. El resultado de esa iniciativa es el que se muestra ahora en el MNAV.

    En la presentación de la exposición se puede leer: “Con esta muestra se pretende dar visibilidad a nuevos lenguajes artísticos en el panorama actual… Estos trabajos que nos ocupan surgen dentro de un contexto de instantaneidad, de momentos repentinos, de captación de la imagen con la inmediatez que provoca la cámara Polaroid, pero a su vez con la meditación del concepto, del objeto y sujeto representado.”

Manuel Falces

LOS FOTÓGRAFOS. La exposición viene acompañada de un cuidado catálogo editado por el Centro Andaluz de Fotografía, que contiene reproducciones de tres obras (de aproximadamente 25 x20 cm.) de cada uno de los fotógrafos que participaron en el proyecto desarrollado en Almería.

    La mayor parte de las fotografías fueron obtenidas como resultado de distintos experimentos formales, aunque el abanico de expresiones va desde una aproximación a la fotografía de corte realista a composiciones basadas en collages, e incluso a imágenes prácticamente no figurativas, una forma de expresión que no ha sido la que tradicionalmente se asocia con la práctica fotográfica.

    Entre las obras que pueden enmarcarse en el primer grupo mencionado se cuentan los retratos de Ricardo Martín: Niño de Almegijar, Montse Puerta Sáez, y un grupo de señores mayores cuyos nombres y apodos dan un largo título. Las obras de Juan Manuel Castro se enmarcan también dentro del realismo: tres variaciones en sepia (y algo fuera de foco) de un desnudo femenino.

    El planteo de Chema Madoz, uno de los fotógrafos españoles más destacados de los últimos años, también se basa en objetos cotidianos, aunque sus cuidadosas composiciones tienen un giro conceptual. Madoz combina objetos de forma inesperada, por ejemplo coloca sobre una camisa blanca doblada en su caja un par de lentes de sol, que ocupan el lugar de una corbata de moña. O cruza sobre un plato un tenedor cuyos dientes han sido cortados por un cuchillo.

    Las obras de Toni Catany, Manuel Falces y Manuel Vilariño muestran que las polaroids no siempre son producto de tomas rápidas, ya que sus obras están basadas en procesos de composición muy cuidados. Los dos primeros combinan objetos y reproducciones de obras de arte de distintas épocas, mientras que Vilariño en la serie Aforcados también utilizó imágenes de arte, sobre las que colgó distintos animales embalsamados.

     En las obras de los restantes fotógrafos predominan las texturas. Josep Vicent Monzó fotografió las espinas de un puercoespín desde muy cerca. Ouka Leele y Roberto Chicharro muestran piedras, caracoles y huellas de pisadas sobre fondos de tierra seca, mientras que Mónica Lleó utilizó texturas de materiales no reconocibles para realizar un planteo fotográfico muy cercano a lo no figurativo.

El País. 12 de julio de 2011, Montevideo, Uruguay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fotografía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s