El arte explora los “Mundos nómades”. Exposición. El Museo Nacional de Artes Visuales exhibe obras de diversos orígenes

Pedro da Cruz

“Mundos Nómades” es el nombre de la exposición que se abrió en el Museo Nacional de Artes Visuales (Giribaldi y Herrera y Reissig) y que podrá ser visitada hasta el 30 de enero.

 

La exposición proviene del acervo del Frac Lorraine (Francia). Conformada con obras de artistas de distintos orígenes, se exhibe actualmente en el Museo de Artes Visuales. Esta muestra comprende videos, objetos e instalaciones, así como textos destinados a desaparecer. Como parte de un proceso de descentralización de la vida cultural, en Francia existen los fondos regionales de arte contemporáneo (Frac). El Frac Lorraine, ubicado en Metz (capital de la región de Lorena), presenta parte de su colección a nuestro público.

    La selección de las obras a ser mostradas en Uruguay estuvo a cargo de Béatrice Josse, directora del Frac Lorraine, y del artista visual y curador uruguayo Raúl – Rulfo – Álvarez, que fue invitado a realizar una residencia en Metz para familiarizarse con el acervo de esta colección regional. Tres de los artistas participantes, Marie Cool, Fabio Balducci y Jean-Christophe Norman, han viajado a Uruguay junto a Béatrice Josse para presentar la exposición.

Luis Camnitzer. Dos líneas paralelas, 1976

    En la muestra hay trabajos de cerca de veinte artistas (algunos trabajan colectivamente), obras en distintos formatos y medios acompañadas por textos de especialistas que orientan al espectador. Las obras son de carácter conceptual, basadas en “protocolos” que permiten que sean recreadas en distintos lugares sin la presencia de los artistas, y se encuentran en el límite entre lo material y lo inmaterial. Exploran el tema de lo efímero en el arte, ponen a prueba nuestra percepción, y son entendidas como una denuncia del mercantilismo en los circuitos del arte.

    Uno de los artistas participantes es Luis Camnitzer, uruguayo nacido en Alemania y residente en Nueva York. Su obra Dos líneas paralelas (1976) consiste en una hilera de varios metros de herramientas y otros objetos bajo los que se lee un texto manuscrito del mismo largo. Guillaume Désanges escribió en el texto correspondiente: “Se trata de dos líneas paralelas, una virtual y literaria, la otra real y plástica. Dos líneas paralelas no sólo en el espacio, sino también en su esencia, y que no se encontrarán jamás: las palabras y las cosas.”

Marco Godinho. El mundo nómade, 2005-2006

    La obra 211 cm. (2000) de Ceal Floyer, una artista pakistaní residente en Londres, consiste en un elástico negro estirado y fijado a los extremos de una pared. La obra, recreada en distintos lugares, cambia de título según el largo del soporte. Lo importante en este caso es el concepto tras la obra y no la forma final, que es efímera y cambiante.

    La idea del cambio de forma y lugar se ve reforzada al constatar que los orígenes y lugares de residencia de los artistas participantes en general no coinciden. Esa circunstancia también se refleja en el título dado a la exposición, una postura sobre la que Rulfo escribe: “El nómade es aquél que no tiene hogar. En eterno movimiento hace de su ruta el lugar, no en el qué, sino por el que se habita. Moverse no es una función que le haga ir de un lugar a otro sino que es en sí mismo lugar de morada.”

    El mundo nómade (2005-2006) es precisamente el título de una obra de Marco Godinho, artista portugués residente en Luxemburgo, que consiste en un mapamundi cortado en sesenta partes verticales iguales cuyas partes inferiores han sido enrolladas hasta distinta altura. Al alterar los usos horarios convencionales, el artista cuestiona las relaciones planetarias de tiempo y espacio.

Vera Molnar. Paseo (casi) aleatorio, 1998-1999

    Del francés Jean-Christophe Norman es mostrada Crossing, una obra realizada in situ en el MNAV, que consiste en un texto destinado a desaparecer, escrito con tiza al aire libre (se lo ve a través de una ventana de la sala). La húngara residente en París Vera Molnar aporta Paseo (casi) aleatorio (1998-1999), consistente en un cordón que une una serie irregular de clavos fijos en la pared, un tipo de dibujo en el espacio.

    Las obras se suceden. El espectador debe aguzar su percepción para descubrir los conceptos que dieron origen a estas obras. Es posible que se le ocurran varias interpretaciones diferentes y contradictorias. Lo que sin duda debe haber sido la intención de los artistas.

 

El País. 2 de diciembre de 2011, Montevideo, Uruguay.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Europa siglos XX-XXI y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s